¿Que es la obesidad?

El sobrepeso y la obesidad son definidos como el depósito inmoderado o anormal de grasa que expone un fuerte riesgo para la salud y bienestar de las personas. El sobrepeso y la obesidad son los principales factores de riesgo para varias enfermedades crónicas, tales como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. En el pasado este problema afectaba únicamente a los países de altos ingresos, el sobrepeso y la obesidad ahora ha incrementado de manera formidable en los países de bajos y medianos ingresos. Estos países ahora afrontan un doble dilema, uno, los problemas que conlleva la enfermedad, y otra es que ellos continúan enfrentando a los problemas de las enfermedades infecciosas y la desnutrición, también están percibiendo un incremento acelerado de los factores de riesgo de enfermedades crónicas como la obesidad y el sobrepeso, principalmente en las partes urbanas.

La desnutrición y la obesidad usualmente se dan una a la par de la otra dentro de un mismo país, la misma comunidad e incluso dentro de los mismos hogares y este dilema es causado por la desacertada asistencia prenatal, inapropiada nutrición del lactante y del niño pequeño que continúa expuesto a una prominencia excesiva de alimentos grasos, la inactividad física y la escasa ingesta de micronutrientes de cuantiosa densidad energética.

Riesgos de salud y consecuencias

La obesidad es una inquietud debido a las implicaciones inminentes para la salud de un ser humano, ya que esta incrementa el riesgo de al menos 10 enfermedades y condiciones de salud, las cuales incluyen:

1- Enfermedad coronaria
2- Diabetes del tipo 2
3- Los cánceres (de endometrio, senos y colon)
4- La presión arterial alta (hipertensión)
5- Dislipidemia (por ejemplo, el colesterol totalmente alto o grados altos de triglicéridos)
6- Ataque al corazón
7- Enfermedad del hígado y la vesícula biliar
8- La apnea del sueño y complicaciones respiratorias
9- La osteoartritis ( la decadencia del cartílago y el hueso inferior dentro de una articulación)
10- Problemas ginecológicos (menstruación anormal, la infertilidad).

Dichas condiciones pueden dar cabida o contribuir a la muerte temprana y discapacidad sustancial.

Las enfermedades cardiovasculares, en especial las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares ya son el motivo principal de muerte en todo el mundo, matando a 17 millones de personas cada año y la diabetes se ha convertido con rapidez en una epidemia a nivel mundial. La proyección de muertes causadas por diabetes incrementaran en más de un 50% mundialmente dentro de los 10 años venideros.

Las condiciones de salud no tan comunes que se asocian con el incremento de peso son el asma, la apnea del sueño y la esteatosis hepática.

Consecuencias económicas de la obesidad

El sobrepeso, la obesidad y los problemas de salud asociados tienen un impacto económico enorme en los sistemas de salud. Los costos médicos asociados con el sobrepeso y la obesidad, ambos tienen costes directos e indirectos. Costos médicos directos pueden incluir servicios preventivos, de diagnóstico y de tratamiento relacionados con la obesidad, mientras que los costos indirectos se refieren a la pérdida de ingresos, de disminución de la productividad, la actividad restringida, el absentismo, los días de cama y los ingresos perdidos por muerte prematura.

Midiendo la obesidad

Una medida de obesidad de la población en bruto es el índice de masa corporal (IMC), que es un índice simple de peso para la talla que se utiliza comúnmente en la categorización de sobrepeso y obesidad en la población adulta. El peso de una persona en kilogramos se divide por el cuadrado de la altura en metros (kg/m2). IMC proporciona la medida más útil a nivel de población de sobrepeso y obesidad, ya que es lo mismo para ambos sexos y para todas las edades de los adultos, pero no es más que una guía aproximada, ya que no puede darse el mismo nivel de gordura en distintas personas.

La Organización mundial de salud (OMS) identifica a un adulto que tiene un IMC entre 25 y 29.9 con sobrepeso. Un adulto que cuenta con un IMC de 30 o más es considerado obeso. Un IMC inferior a 18.5 es considerado bajo peso, y entre 18.5 a 24.9 es considerado como un peso saludable.

IMC otorga un punto de referencia para las evaluaciones individuales, pero los expertos piensan que el riesgo de enfermedades crónicas en la población incrementa progresivamente a partir de un IMC de 21 hacia arriba.
La comprobación de sobrepeso y obesidad en niños de 5 a 14 años es un verdadero reto. El patrón internacional de crecimiento infantil de la OMS incluye tablas del IMC para lactantes y niños chicos de hasta 5 años. La obesidad infantil esta asociada con una mayor probabilidad de muerte prematura y discapacidad en la edad adulta.

El IMC varía para los niños y adolescentes, para ellos se define tomando en consideración las diferencias normales de grasa corporal entre niños y niñas y las diferencias en la grasa corporal en las distintas edades. No obstante, aunque el IMC se relaciona directamente con la cantidad de grasa corporal, el IMC no mide directamente la grasa corporal. Por ejemplo algunas personas, (como los atletas), pueden tener un índice de masa corporal que los identifica en el grupo de personas que llevan sobrepeso a pesar de que no tienen grasa corporal en exceso.

Otros métodos de estimación de la grasa corporal y la distribución de la grasa corporal incluyen mediciones de los pliegues cutáneos y la circunferencia de la cintura, cálculo de los índices de circunferencia de cintura a cadera, y técnicas como la ecografía, la tomografía computarizada y la resonancia magnética nuclear (RMN).